Skip to content

Aeropuerto de Kansai: un reto de construcción sobre el agua

En 2001, el aeorpuerto de Kansai, fue incluido como uno de los diez Monumentos de ingeniería civil del milenio, por la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles.

Localizado en la bahía de Osaka, Japón, situado en una isla artificial a 3 kilómetros de la costa, a la que está unida por medio de un puente con vías tanto para coches como para tren.

Su construcción comenzó en 1987. En 1989 se finalizaría la obra correspondiente a la creación de la isla artificial, en la que fueron utilizados en torno a 21 millones de metros cúbicos de hormigón. El siguiente paso sería conectarla con la bahía, mediante un puente de 3 kilómetros de largo, que sería concluido en 1990.

Después de 3 años, la isla se había hundido más de 8 metros de lo previsto, lo que transformaría el proyecto en el trabajo de ingeniería civil más caro de la historia moderna. Para resolver este problema, se diseñaron unas columnas ajustables para soportar la isla y compensar el hundimiento, comenzando la construcción de la terminal en 1991, que sería inaugurada en 1994.

El aeropuerto fue construido a prueba de terremotos. Un año después de la inauguración, en 1995, surgió el terremoto de Kobe, cuyo epicentro estuvo a escasos 20 kilómetros de distancia. Dicho incidente se cobró la vida de 6.433 personas, sin embargo, el aeropuerto soporto el terremoto sin mayores inconvenientes.

Su terminal es la más larga del mundo, con una longitud de 1,7 km y está formada por un edificio de cuatro plantas. Su techo está diseñado con forma del perfil del ala de un avión, que es aprovechada por su sistema de ventilación: El aire se impulsa desde un lado de la terminal, siendo conducido al otro lado gracias a la curvatura.

Published inTecnología en la construcción